jueves, 14 de febrero de 2013

PEDRO PRADO

PEDRO PRADO
1886 - 1952

EL REFUGIO

Distante de la humana muchedumbre,
en vez de las alturas que he logrado,
busco en la pequeñez de algún collado,
suave declive hacia una humilde cumbre.

Vera sapiencia, rústica techumbre
quiero gozar, sencillo bien soñado.
Diera por no vivido lo pasado,
este engañoso amor y pesadumbre.

Si de todas las horas, es la tarde
la más hermosa, ánimo, que aún arde
el sol divino. Otoño tiene el fruto,

y vuelo es el caer. Mira las hojas:
pagan en oro alado su tributo
¡ y truecan en belleza sus congojas!

3 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

eres poeta

Diana LEon dijo...

Eres uno solo. y un todo.
Eres tu el que ronda las mejores letras y les da la mejor forma.

Taty Cascada dijo...

La memoria me instala en su "Alsino" y bien recuerdo lo que me emocionó leer ese libro. Prado fue un ser sensible y multifacético.
Un abrazo Diego y otro para Carlos.